Posteado por: joseluisp | 9 julio 2009

Motivaciones

careers

El pasado mes estuve en Madrid dando clases sobre motivación en un programa de formación para directivos.

Con el estudio de la motivación suele pasar como con la búsqueda del Santo Grial: todos los líderes buscan su secreto porque la persona que lo encuentre podrá conseguir que los miembros de su equipo se alineen con los objetivos del mismo; y esto ya es una razón por la que merece la pena descifrar el código genético de la motivación de las personas. Si lo conseguimos sabremos qué hacer para que nuestro equipo inicie una accion o presente un comportamiento determinado, qué hacer para que los mantenga durante un período determinado, qué hacer para que los encamine en la dirección correcta o qué hacer para que les imprima el impulso y la energía que deseamos.

La literatura empresarial es abundante en el estudio de la motivación y tiene a uno de sus mayores exponentes en Maslow. Abraham Maslow desarrolló una jerarquía de necesidades humanas con forma de pirámide, de forma que las personas aspiran a satisfacer las necesidades de orden superior una vez que han satisfecho sus necesidades de orden inferior. En este sentido, la motivación del individuo se orienta a satisfacer las necesidades no cubiertas, de forma que las necesidades básicas se motivan por carencia y las necesidades superiores, como la de autorrealización, casi nunca se llegan a satisfacer.

Es muy interesante la aplicación de este conocimiento en la empresa a partir de los estudios de McClelland y Herzberg. El primero considera que las personas tenemos tres grupos de necesidades (poder, afiliación y logro) y que cada uno de nosotros muestra preferencia por uno de las tres en base a nuestro aprendizaje adulto, social y cultural.

Por su parte, Herzberg distingue dos grupos de factores que incentivan la conducta: los higíenicos y los motivadores. Los factores higiénicos no son capaces de motivar por sí solos, sin embargo son los responsables de que los trabajadores estén satisfechos o no, y corresponden al contexto en que se desarrolla el trabajo a nivel fisiológico y de seguridad. Los factores motivadores son los que, estando presentes los anteriores, hacen que las personas desempeñen un mayor nivel de esfuerzo. Están vinculados al contenido del trabajo desde el punto de vista de las necesidades que tiene la persona a nivel social, de reconocimiento y de autorrealización. 

A partir de estos trabajos sobre el qué motiva a las personas a trabajar otros autores han estudiado sobre el cómo motivar a las personas. Para ello hacen énfasis en diferentes factores como son la necesidad de que el trabajador considere que su esfuerzo genera un valor añadido, la posibilidad de una recompensa proporcional a su esfuerzo, la existencia de objetivos y metas, o simplemente el hecho de que el trabajador perciba que existe una equidad entre la relación esfuerzo/salario que recibe él y la que reciben sus compañeros.

¿Qué podemos decir los coaches respecto a todo este conocimiento? En primer lugar, desde el punto de vista del coaching, nos parece muy interesante que las personas encuentren los mecanismos que permita que las personas del equipo alineen sus intereses con los de la organización. También es interesante que la empresa analice cuáles son las necesidades de los trabajadores y que ponga en marcha herramientas para satisfacer estas necesidades y a la vez las propias de la organización.

No obstante, desde el punto de vista del coachee, aparece una contradicción: los estímulos externos. Cuando nuestra energía, nuestra motivación o, en general, nuestra felicidad está determinada por estímulos externos perdemos el control de ellas y podemos crear una dependencia tal que, cuando desaparezcan estos estímulos externos perdamos nuestra energía, motivación o felicidad.

No hay mejor motivación que la que nos viene de dentro, la que sólo nosotros podemos controlar, la que no depende de nuestro trabajo, nuestros amigos o nuestra familia. Es la paradoja que experimentamos los seres humanos: nos gustan los factores externos que nos motivan, pero nunca pueden ser un sustituto de la motivación que nos tenemos que crear para alcanzar nuestra metas, para vivir, para ser felices.

012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: