Posteado por: joseluisp | 3 agosto 2009

Conflictos

p323_haringshow_tn

“Cuál es tu relación con el conflicto? Te atreves a entrar en él?”

Estas palabras de mi profesor de yoga me hicieron interesarme hace ya algunos años por el influjo que el conflicto ejerce sobre las personas.

Desde Lao Tse, hasta las actuales teorías sobre el caos, el conflicto ha fascinado a estudiosos e investigadores que han buscado con mayor o menor fortuna, patrones y fórmulas para analizar, evaluar y resolver su complejidad.

Nuestra respuesta inicial al conflicto se encuentra en la parte más primitiva de nuestro cerebro,que actua como un centinela que detecta amenazas en el entorno. Cuando nuestro cerebro percibe algo que interpreta como un peligro o una amenaza procede a evaluar si somos capaces o no de hacer frente a la situación y decide si lo más adecuado es la lucha o la huida.

Un análisis más elaborado sobre cómo abordamos el conflicto es el que hicieron Thomas y Kilman en 1974. Para ellos existen cinco tipos de respuesta a la hora de abordar un conflicto. Ninguna de ellas es buena ni mala en sí misma, todo depende del momento y del conflicto en sí.

Estas posibles respuestas, son la base de muchos cuestionarios dirigidos a evaluar cúal es el estilo dominante de cada persona a la hora de resolver un conflicto. Cada estilo depende de la preocupación que la persona tiene hacia sus intereses propios y hacia los intereses de la otra parte en conflicto. Su representación gráfica sería la siguiente:

Thomas Kilman

Competir es la respuesta más agresiva: es ir a por todas para dejar al otro sin nada, mientras que evitar consiste no implicarse el conflicto (¿le resulta familiar?). Ceder o acomodarse es pasar de todo y concedérselo al otro.

Hay dos respuestas muy interesantes: una es la de negociar, centrada en la disposición a ganar y perder algo; la segunda es la de cooperar, trabajar para que las dos partes consigan el máximo de lo que pretenden sin que nadie pierda.

Obviamente, la respuesta personal de cada uno dependerá de muchos factores, y uno de ellos es el de la respuesta que aborde la otra persona. En este sentido nos podemos encontrar con todos los juegos y estrategias posibles.

Los coaches nos encontramos personas que se encuentran en medio de un conflicto, personas que están a punto de entrar en él o personas que ya pasaron por él y salieron considerándose ganadores, perdedores o confusos acerca de quien ganó y quien perdió. En el ejercicio del coaching encontramos relaciones profesionales y personales destrozadas por el conflicto, o suspendidas en espera de una conversación pendiente que les ayude a reclamar o pedir disculpas por lo que sucedió durante la tempestad.

No existen recetas mágicas ni soluciones infalibles para resolver el conflicto, de ahí la fascinación que produce. Pero sólo de algo podemos estar seguros: las personas que consideran el conflicto como una oportunidad tienen más posibilidades de crecer en el conflicto que aquéllas personas que lo consideran un peligro del que no tienen recursos para escapar. Por ello, nuestro primer trabajo como coaches es el de ayudar a nuestro cliente a que perciba el conflicto como una oportunidad. Para crecer, para mejorar, para el desarrollo…

Y tú? Qué relación mantienes con el conflicto?

019

Anuncios

Responses

  1. José Luis, excelente forma de abordar un tema tan espinoso; me ha encantado como lo has planteado.
    Pensaré sobre Los conflictos aplicando este enfoque.

    Te felicito por tu actitud “colaboradora” con todos nosotros.
    Que tengas un verano lleno de emociones positivas.

    Un abrazo

    • Hola Sara
      Gracias por tu comentario
      Yo también te deseo un feliz verano
      Un abrazo

  2. […] mantienes con el conflicto?3 Agosto 2009 por joseluisp  ………………..Fuente: Cartografía Emocional  Imagen: Algunos artículos […]

  3. […] pudimos hablar sobre el conflicto y sobre las posibles actitudes que las personas tomamos frente al mismo. Un enfoque que nos puede ampliar sobre este tema es […]

  4. […] en su día un post sobre los diferentes estilos a la hora de gestionar un conflicto. Para ello recurríamos al modelo de Thomas-Kilmann que nos muestra cinco formas dirigir el […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: