Posteado por: joseluisp | 6 agosto 2009

Budismo y liderazgo

fujifrom

¿Qué podemos aprender del budismo para mejorar nuestro liderazgo? En un post reciente citaba el libro que Su Santidad el Dalai Lama ha elaborado junto al consultor Laurens van den Muyzenverg en una entrada sobre la distinción de la imparmencia y el cambio.

Para el Dalai Lama, el budismo puede ser una fuente de inspiración para empresas y líderes, pues tanto el budismo como la empresa persiguen la felicidad de las personas. En el caso de la empresa, una organización no se puede mantener en el mercado si no satisface a sus accionistas, clientes, trabajadores y a todos los agentes con los que actúa.

En este entorno, los directivos deben tomar decisiones desde la visión de un futuro justo para estas personas y desde una conducta tranquila, serena y concentrada. Para esta toma de decisiones debemos mantener siempre presente tres pricipios por los que se rige la realidad: el principio de origen dependiente, el principio de la interdependencia y el principio de la impermanencia.

El principio de origen dependiente nos dice que en el mundo nada existe sin una causa. Cualquier decisión que tomemos generará un cambio sobre la realidad. Ser consciente de ello nos obliga, en primer lugar, a reflexionar sobre los aspectos positivos y negativos de las decisiones que tomamos y, en segundo lugar, a asumir la responsabilidad de las decisiones que tomamos en el pasado y que crearon el escenario en el que vivimos hay.

El segundo principio, el de la interdependencia, nos dice que nada es independiente. Como cada causa tiene muchos efectos casi todos los fenómenos están interconectados y son dependientes. Así, nuestros actos crean un efecto en los demás y las reacciones de los demás causan un efecto sobre nosotros en una cadena interminable en la que todos los eslabones son interdependientes entre sí y nada permanece al margen.

Finalmente, el tercer principio es el de la impermanencia: nada es permanente. Al haber innumerables causas y efectos todo cambia continuamente, por lo que necesitamos aceptar el cambio continuo como una realidad. No hacerlo y vivir de espaldas al cambio es el camino hacia la infelicidad.

Nada existe sin una causa, nada es independiente y nada es permanente. Sobre estos tres principios se contruye la realidad y sobre esta realidad debemos tomar decisiones manteniendo una conducta justa para construir un futuro. Esta es la base sobre la que debemos construir nuestro trabajo para liderarnos a nosotros mismos, para liderar a nuestras organizaciones, para liderar a esta sociedad en la que todo cambia, todo está conectado y todo tiene un origen.

020

Notas:

La senda del líder de Su Santidad el Dalai Lama y Laurens van den Muyzemberg está publicado por Alienta Editorial.

Anuncios

Responses

  1. José Luis, es cierta esa relación, muy acertado tu post.

    Comencé a leer ese libro en un viaje y, la verdad que es interesante, lo tengo que terminar.

    Gracias por recordármelo.

    UN ABRAZO FUERTE

    • Gracias por tu comentario
      Un abrazo desde el Sur de Portugal
      José Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: