Posteado por: joseluisp | 19 noviembre 2009

Optimistas y pesimistas

Llamamos optimistas a aquellas personas que esperan que les sucedan cosas buenas y que prevén resultados satisfactorios en el futuro. Al contrario, denominamos pesimistas a quienes esperan que les sucedan cosas malas y que prevén un futuro lleno de resultados adversos.

Según los expertos, el tener creencias optimistas o pesimistas afecta a la vida de las personas. Así, algunos científicos aseguran que los sentimientos positivos y el apoyo positivo de las personas mejora el sistema inmunitario y la capacidad de curación en algunas enfermedades. También es posible comprobar cómo el optimismo aumenta la capacidad de las personas para afrontar los reveses de la vida y a recuperarse más rápidamente de ellos.

Algunos nos hablan incluso de la capacidad que tienen las creencias optimistas o pesimistas de convertirse en profecías que se cumplen, en la medida que cuando esperamos un resultado satisfactorio nuestro cerebro resalta los acontecimientos y oportunidades que nos conducen a lograr este resultado. De la misma forma forma, si esperamos un resultado adverso nuestra atención se centrará en todo lo que nos conduce a ese resultado.

En torno a estas ideas se ha creado una industria sobre el pensamiento positivo en la que gurúes y predicadores nos aseguran que podemos mejorar nuestra vida sólo si pensamos de una forma positiva. Autores como Al Siebert coinciden en que la mera repetición de pensamientos positivos no nos conduce al éxito, pues no se trata de pensar de una manera pasiva sino de actuar en la dirección que nos acerca al objetivo. Si realmente queremos alcanzar nuestra metas, no debemos limitarnos a pensar algo positivo sino a cambiar nuestra forma de pensar desde una actitud más positiva.

También a raíz de todas estas ideas se ha creado una filosofía que considera que el optimismo está asociado a características deseables mientras que el pesimismo está asociado a características indeseables. Planteamientos como estos nos pueden limitar como personas y como profesionales, en la medida que nos aislamos a diferentes formas de percibir el mundo. El optimismo ingenuo nos aleja de todas las personas e informaciones que viven desde planteamientos diferentes a los nuestros, instalándonos en una ceguera que nos aleja de la realidad y de la diversidad. Sólo tiene que observar a esos directivos y profesionales que no quieren recibir malas noticias pues consideran que esto les aleja de sus objetivos.

En el fondo todo se reduce a nuestra percepción de la realidad, a la manera en que la observamos. A partir de ahí nosotros decidimos la actitud con la que le hacemos frente. Y para ello debemos de ser conscientes de qué actitudes nos acercan a nuestros objetivos y cuáles de ellas nos alejan de ellos, pues hay actitudes con las que ganamos poder y actitudes con las que lo perdemos.

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: