Posteado por: joseluisp | 24 diciembre 2009

La felicidad

A lo largo de estos días todos recibiremos y enviaremos mensajes de felicidad. Algunos de ellos se harán de modo automático, de la misma forma que se reenvian y se reciben mensajes por el correo electrónico. Otros se harán desde el corazón, conteniendo deseos para que la gente disfrute de toda la felicidad que pueda obtener.

¿Donde está la felicidad? El pasado mes de noviembre pude disfrutar en Barcelona de la conferencia que el Maestro Budista Lama Lobsang Namgyel impartió durante las Jornadas Nacionales de la Federación Internacional de Coach. En ellas se nos aconsejó la lectura de un texto del Lama Thubten Yeshe que lleva por título “Sé tu propio terapeuta”.

La felicidad se encuentra en nuestro interior. Sin embargo, es nuestra mente indisciplinada quien nos aleja de ella mediante la ignorancia emocional y el sufrimiento. Así, para acercarnos a la felicidad necesitamos conocer nuestra mente y el modo en que ésta funciona.

Piense en sus cinco sentidos. Ellos les proporcionan información a su mente. Crean sensaciones o estímulos físicos y mentales que disparan nuestras respuestas emocionales. Sin embargo somos nosotros quienes juzgamos esas sensaciones como agradables, desagradables o neutras.

Las sensaciones agradables producen apegos cuando las experimentamos. Sin embargo, cuando estas se debilitan aparece el aferramiento y el deseo de experimentarlas de nuevo, lo que alimenta nuestra respuesta de agitación e insatisfacción.

Las sensaciones desagradables producen el rechazo inmediato, la necesidad de liberarnos inmediatamente de ellas y una aversión que también perturba nuestra paz. Finalmente, cuando experimentamos sensaciones neutras ignoramos lo que sucede y evitamos ver la realidad.

Por ello, cualquier sensación que experimentemos, ya sea esta agradable, desagradable o neutra, nos perturba emocionalmente y nos aleja del equilibrio.

Así, nos queda por delante un gran trabajo de aprendizaje emocional. Es un aprendizaje continuo que se produce a lo largo de toda la vida. Comienza por examinar nuestras sensaciones y emociones para conectar con el hecho de que muchas de nuestras acciones negativas son sólo nuestra respuesta a las sensaciones que experimentamos. Sólo nosotros somos los responsables de ellas y no podemos culpar a nadie de lo que sentimos.

Deje de buscar la felicidad y la paz en las cosas de ahí afuera. Ambas viven en su interior. Mas bien en el interior de cada de uno de nosotros, pues todos queremos ser felices y sólo lo podremos lograr desde la buena comunicación y desde el respeto hacia los demás.

Por ello, le deseo mucha felicidad en estas fechas.

Desde Sevilla, para el mundo.

Notas

Sé tu propio terapeuta, del Lama Thubten Yeshe, se encuentra publicado por Ediciones Dharma. La publicación se puede descargar de forma gratuíta desde la propia web de la editorial en este enlace.

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responses

  1. Se te lee con mucho interés.
    Que lo sepas.
    Feliz Navidad.
    J

    • Gracias por tu comentario
      Nos vemos pronto
      Un abrazo

  2. Estoy de acuerdo con la idea sin embargo la felicidad no es sólo un concepto sino una actitud que se conquista cada día.

    • Hola Xabier
      Yo también estoy de acuerdo contigo: la actitud es fundamental
      Gracias por tu comentario y… Feliz Año!!

  3. […] La felicidad […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: