Posteado por: joseluisp | 10 febrero 2010

Visionarios

“Estoy aquí para cruzar la charca y no para luchar contra los cocodrilos”

Pasarse todo el día apagando fuegos, girar en una rueda sin fín como un hamster, dedicarse a poner parches, ir a la deriva… Los coaches escuchamos de nuestros clientes todo tipo de metáforas para describir cómo se sienten cuando están sometidos a perturbaciones continuas.

¿Cómo avanzar en un mundo en el que atravesamos continuamente un mar de cambios y dificultades que nos obligan a ir sin rumbo? La respuesta no es fácil, pero todos los expertos coinciden en que es útil tener una visión. Tener una visión es tener una imagen de hacia donde queremos ir, de cómo queremos estar en el futuro. Si somos conscientes de cual es el futuro que queremos para nosotros mismos, entonces podremos corregir el rumbo cada vez que los cambios nos hagan desviarnos de él. Tener una visión nos ayuda a liderarnos, lo contrario nos hace ir a la deriva. Y no hace falta ser un buen marinero para darse cuenta de las consecuencias de ir a la deriva.

Cuando una persona no sabe lo que quiere no podemos empezar directamente a trabajar con el coaching. En todo caso el coach le puede acompañar a visualizar, a explorar, a definir qué quiere alcanzar o cuál su sueño. Sólo cuando el cliente declara lo que quiere podemos iniciar el proceso.

Con los sistemas sociales sucede lo mismo. Las empresas, las organizaciones o los países necesitamos tener una visión. Una imagen de lo que queremos ser y de donque queremos estar en el futuro. De lo contrario, todos nuestros esfuerzos y nuestras energías se perderán resolviendo aquellos avatares que se nos presentan en el camino. Cuando nos falta la razón de ser, nuestro sistema tiende a la dispersión, a la parálisis o al colapso. En resumen, a escenarios que nos alejan de un futuro prometedor.

En el caso de estos sistemas también es imprescindible un líder. Un visionario. Alguien que sepa conectar con la visión de las personas, que le de forma y que les motive para que se alineen con ella. Después de todo, el liderazgo consiste en ir hacia alguna parte, en movilizar a los miembros del equipo en torno a la visión y en facilitar los medios para convertirla en una realidad.

Por cierto, la mejor visión que puede construir un sistema es aquella que ha sido consensuada y compartida entre sus miembros. Cuando un líder consigue conectar con ellos y logra consensuar un objetivo común, ya tiene gran parte del trabajo hecho pues todas las personas se sentirán alineadas y motivadas con la visión.

Notas:

La cita inicial corresponde a un técnico de la Nasa y está extraída del excelente libro “El arte de lo posible” de Rosamund Stone Zander y Benjamin Zander. El texto está publicado por Paidós.

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: