Posteado por: joseluisp | 25 febrero 2010

Animal spirits

¿Cómo tomamos las personas nuestras decisiones? Según la corriente dominante de la economía actual lo hacemos desde la racionalidad, persiguiendo nuestro propio interés económico. De este modo los consumidores llenan su cesta de la compra haciendo un ejercicio por el que optimizan la utilidad que reciben por cada euro que gastan en esos bienes. De la misma manera, las empresas optimizan costes y beneficios llegando a ofrecer productos a un precio que iguala al coste de producir la última unidad.

Cuando percibimos el mundo desde la racionalidad podemos construír fórmulas y sistemas de ecuaciones que nos permitan no sólo describirlo, sino también predecir su comportamiento futuro pues, desde la racionalidad, podemos prever de una forma mecánica el comportamiento de las personas.

Sin embargo, los sofisticados modelos económicos no siempre consiguen explicar el comportamiento de la economía, y mucho menos predecirlo. La razón está en que los agentes económicos no sólo tomamos decisiones desde la lógica y la razón. También son importantes otras motivaciones como las expectativas, la confianza, las emociones, la conducta o el conocimiento, y estos factores no son fáciles de sistematizar y mucho menos de incorporar a modelos matemáticos.

Keynes denominó a estos impulsos los “animal spirits”, un término difícil de traducir pues, en inglés medieval, la palabra “animal” se relaciona con la energía mental y la fuerza vital. Sin embargo, desde que se generalizó este término en la ciencia económica se utiliza para describir al componente fluctuante e inconsistente de la economía. Detrás de los espíritus animales está nuestra relación con la ambigüedad y la incertidumbre, y esta relación nos conecta con nuestros miedos e inseguridades. Por ello, en algunas ocasiones los espíritus animales nos paralizan y en otras ocasiones nos llenan de una energía que determina nuestras decisiones.

George Akerlof y Robert Shiller consideran en su libro “Animal Spirits” cinco elementos clave para entender las motivaciones que nos alejan del comportamiento racional. Para ellos el elemento principal es la confianza, pues la evaluación que hacemos las personas sobre el estado de la economía hace que esta experimente situaciones de sobrerreacción.

Por otra parte nuestra percepción sobre la equidad o la justicia social hace que la economía no siempre alcance las situaciones de equilibrio que preveen los modelos económicos. Otros factores que explican por qué la economía no se comporta de una manera racional son los comportamientos corruptos o antisociales, o la existencia de ilusión monetaria pues ambos factores distorsionan la asignación eficiente de los recursos.

Finalmente, nuestras historias y las creencias que tenemos sobre nosotros mismos y sobre la economía, producen comportamientos difíciles de predecir desde la racionalidad.

La existencia de los espíritus animales no es mala ni buena, simplemente nos conecta con nuestra impredecibilidad. Nos recuerda que somos seres complejos y que nuestro comportamento es tan emocional, tan intuitivo, tan impredecible que es imposible sistematizarlo desde la lógica, la razón y la mecánica. Fascinante.

Notas

Animal Spirits, de George Akerlof y Robert Shiller está publicado por Gestión 2000.

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: