Posteado por: joseluisp | 10 mayo 2010

Estados del yo

Qué complicadas son las relaciones entre las personas. Es un mundo tan complejo en el que nunca dejamos de aprender. Como vimos en un reciente artículo, las relaciones son el objeto de estudio del análisis transaccional, una corriente de la psicología humanista que analiza las transacciones de la persona al objeto de ayudarle a mejorar su vida.

En el análisis transaccional, la únidad basica de estudio en una relación es la transacción. Una transacción es un intercambio de información entre dos personas que consiste en un estímulo y una respuesta. Lo interesante es que en una transacción cada uno de los individuos intercambia esta información desde cualquier estado de su yo.

Nuestro yo tiene tres estados básicos diferentes que se manifiestan de forma positiva o negativa cuando nos relacionamos con otras personas. Estos tres estados son el Adulto, el Niño y el Padre. Utilizo mayúsculas para para diferenciar los estados del yo de las personas en cuento que somos adultos, niños o padres.

El Adulto es nuestro yo racional, el solucionador de problemas. Está conectado con nuestro cerebro lógico, donde reside el lenguaje y el pensamiento abstracto. Por supuesto, el Adulto vive de espaldas a nuestras emociones más intensas.

Sin embargo, el Niño se corresponde con nuestro yo emocional, con todas nuestras emociones primarias y secundarias. En el Niño no sólo se manifiestan nuestras emociones, sino las emociones de los demás en la medida que logramos conectar con ellos desde la empatía. Sin embargo el Niño se relaciona desde diferentes formas. El Niño natural es aquel que se comporta como un niño que responde a sus impulsos, que rie, que llora, que se pone triste y que dice las cosas como las ve, pues no está condicionado por restricciones o tabúes. Sin embargo el pequeño profesor es aquél que sabe intuir e interpretar los mensajes de quienes les rodean. A partir de estos mensajes actúa de forma intuitiva y creadora, en las mejores ocasiones, o de forma ilógica o manipuladora en las peores. Finalmente, el Niño adaptado es el resultado del proceso que emprende el niño para adaptarse al mundo exterior. Como resultado de este proceso el Niño puede actuar de forma sumisa (Niño adaptado sumiso) haciendo lo que los demás esperan de él, o de forma rebelde (Niño adaptado rebelde) oponiéndose o rebelándose ante lo que se le pide.

El tercer estado del yo, el Padre, se corresponde con el yo juzgador. Con nuestra parte prejuiciosa y reguladora. El Padre se manifiesta de dos formas: el Padre nutricio y el Padre crítico. El Padre nutricio considera, desde su mirada prejuiciosa y reguladora, que la otra persona está bien, por lo que actúa en su favor apoyándola y alentándola. Sin embargo, el Padre crítico considera que la otra persona no está bien, por lo que no la considera merecedora de su amor ni de su reconocimiento y prefiere intentar controlarla.

Según Eric Berne, cuando en cualquier relación (personal, profesional, ocasional…) aparece el Padre crítico, cualquier posibilidad de reconocimiento o de amor va a ser condicionada, restringida y limitada. Es por la existencia de estas limitaciones por lo que nos embarcamos en juegos con nuestros semejantes, al objeto de conseguir su reconocimiento positivo en forma de amor, de respeto, de consideración, de aprobación o de, empleando la jerga del análisis transaccional, de caricias positivas.

Interesante

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responses

  1. Muy interesante el artículo Jose Luís. Muy psicodinámico, seguramente más de un devoto conductista o cognitivista matizaría mucho estas palabras. No es mi caso. He aprendido a reflexionar de cada paradigma para intentar aprovechar aquello que considere interesante.
    Un cordial saludo
    Jesús Lorente

    • Hola Jesús
      Simplemente quise mostrar las ideas de Berne sobre los tres estados del yo
      Gracias por tus comentarios
      Un abrazo
      José Luis

  2. […] en otro artículo que el Padre es el estado del Yo que se corresponde con el yo juzgador. El Padre se puede […]

  3. Hola Jesús! Hola José Luis!
    Sí, y seguro que también lo matizaría un psicoanalista, un lacaniano, un transpersonal, y así sucesivamente según la escuela. Berne dice en más de un escrito que el AT no pretende ser una teoría holística. Pretende “curar” aquí y ahora, y lo hace partiendo de una serie de asunciones, como que todo el mundo “está bien”, que quiere decir que todos tenemos el potencial en nosotros, siendo la labor del transaccionalista la de ayudar en la poda y limpia de la maraña que pueda tener el “cliente” (no el “paciente”, ya que éste ha de ser activo y no se le considera en una posición inferior).

    Berne partió del psicoanálisis (se formó con Federn y Ericson), pero se puede ver por todas partes su eclecticismo. Que tío, es de estas personas que dices “la leche, lo ha leído todo”. Todos los transaccionalistas le añaden sus preferencias, como Muriel James con la Gestalt o Claude Steiner con el conductismo para su trabajo con los alcohólicos. En general, y que yo sepa, es una escuela que se lleva bien con todas precisamente por eso, porque no pretenden “tener la llave” ni ser exclusivistas.

    Fuera del ámbito clínico, que es mi caso, lo que más me gustó es su sencillez, su inmediatez y su aplicación a cualqueir ámbito. Al final, es que al estar centrado en la comunicación entre las personas, la utilidad se la estás viendo constantemente cada día: familia, amigos, negocios… Por supuesto, además lo complemento con lecturas de otras escuelas, que como bien dices, todas aportan mucho.

    Saludos!

  4. […] análisis transaccional, el Niño es uno de los tres estados del yo desde los que realizamos nuestras transacciones con los demás. Según Berne, si el Padre se […]

  5. ¡Cuántas veces nos comportamos como Padres, sin serlo en realidad y sin darnos cuenta!!

    Queremos corregir a todos, al volante pasa mucho, y en ocasiones comentemos las mismas infracciones o descuidos que los otros….

    A veces pienso que sería genial que nuestro coche tuviera cámaras y grabara cómo nos comportamos….

    José Luís, estoy dando vueltas por tu blog y todo lo que cuentas me interesa y me gusta…. Tu lectura es muy amena, sin tecnicismos y fresca…. Ya tienes un lector habitual que va a aprender muchas cosas de ti.

    Gracias.!!

    • Buenas noches, David
      Bienvenido a Cartografía
      Gracias por participar, me alegro que encuentres interesante el blog
      Un abrazo
      José Luis

  6. Muy buen POST, una vez que identificamos nuestros estados del yo, también podemos crear nuevas conductas personales y profesionales.

    Larga Vida
    ricardolinares-coach.blogspot.com

    • Buenos días Ricardo
      Gracias por tu comentario
      Bienvenido a Cartografía
      José Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: