Posteado por: joseluisp | 4 junio 2010

Delfos

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro. Si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra. Si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.

Sun Tzu – El Arte de la Guerra

En tiempos de la Civilización Helénica, los griegos acudían al Oráculo de Delfos en busca de respuestas para todas las preguntas inquietantes a las que se enfrentaban. Los ciudadanos que quisieran preguntar al oráculo eran entrevistados antes de poder hacer sus consultas a la pitonisa (Pitia) despues de haber cumplido con los correspondientes rituales y tasas.

Lo más llamativo del oráculo, situado en el Templo de Apolo, era la inscripción que aparecía en él: “Conócete a tí mismo”.

El conocimiento de uno mismo es un ejercicio que dura toda la vida. Abarca toda la consciencia que podamos tener en torno a nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestra forma de pensar, nuestras emociones y, en general, a todos los dominios de nuestra persona.

Las personas que tienen un mayor conocimiento de sí mismas conocen sus recursos, sus capacidades y sus limitaciones. A partir de este conocimiento pueden emprender caminos para el aprendizaje y el desarrollo en aras de convertirse en mejores personas. También, desde el conocimiento de sus puntos fuertes y de sus puntos débiles, pueden fundamentar la confianza en sí mismas para alcanzar sus objetivos. Finalmente, la consciencia de nosotros mismos nos ayuda a reconocer nuestras emociones, a conocer los efectos que tienen sobre nostros mismos y sobre los demás, e incluso a prevenirlas y detectarlas antes de que se disparen.

Cuando vivimos de espaldas a nosotros mismos tendemos a sobreestimar nuestras capacidades y a ignorar nuestras debilidades. El desconectar de nosotros mismos nos lleva a la negación, a la ceguera, al autoengaño, a estrategias orientadas a no reconocer nuestros puntos ciegos. Reconocerlos a veces es doloroso por lo que recurrimos a la negación para evitarnos este dolor. Desde la negación es imposible el aprendizaje o la mejora, pues no tenemos la humildad de reconocernos como personas vulnerables e incompletas.

Sin el conocimiento de uno mismo es difícil mostrar empatía hacia los demás, pues al no entendernos a nosotros mismos es imposible conectar e identificarnos con los sentimientos y las emociones de los demás.

Existen muchos caminos para conocerse a uno mismo. Unas personas recurren al yoga, otras al deporte, hay quienes prefieren la meditación, el arte, la espiritualidad, o la religión. Sea cual sea el que emprendas merece la pena encontrar aquél que te funciona e iniciar el viaje.

Que lo disfrutes. Que te aproveche.

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: