Posteado por: joseluisp | 16 junio 2010

África

 

Es fantástico. Algo está cambiando en África.

A lo largo de la última década, el continente ha sido una de las regiones con mayor crecimiento a nivel mundial. A pesar de la pobreza extrema, la incidencia de multitud de enfermedades y la elevada mortalidad infantil, dificultades casi endémicas por las que siempre ha atravesado, África está atravesando momentos de cambio.

Evidentemente las economías de la zona se han beneficiado del crecimiento en los precios del petróleo, de los minerales o del grano, pues las materias primas son una de sus principales fuentes de ingreso. Sin embargo hay otros sectores como el comercio y la distribución, el transporte, las telecomunicaciones o la industria manufacturera que están experimentando un gran despegue. El motivo es la estabilidad política resultante de los esfuerzos de los gobiernos para poner fin a los conflictos armados. Además, cada país está emprendiendo reformas económicas para favorecer un entorno para los pequeños negocios y se están registrando valores más bajos en la inflación, en el déficit y en el endeudamiento.

La zona está experimentando profundos cambios sociales y demográficos que se reflejan en el éxodo desde las zonas rurales a las zonas urbanas. Esta urbanización está dando lugar a una nueva clase media consumidora formadas con familias de mayor poder adquisitivo que aportan oferta de trabajo, productividad, demanda e inversión. El éxodo rural también genera riqueza en la medida que fomenta la inversión en carreteras, viviendas, infraestructuras de saneamiento y de inversión energética. En este entorno resulta prioritario cubrir las necesidades de educación, pues si se avanza en la escolarización es posible que en un futuro próximo África sea un foco de bienestar y producción.

Evidentemente, los países que conforman la zona son muy dispares, y cada uno de ellos está apoyando su crecimiento desde diferentes modelos y estrategias. En este sentido McKinsey distingue cuatro patrones de crecimiento según la diversificación económica de cada país y la capacidad de financiar su crecimiento a partir de las exportaciones.

El primer grupo de países son las economías diversificadas, que son los motores del crecimiento en el continente. Se trata del grupo formado por Marruecos, Egipto, Sudáfrica y Túnez; países donde los servicios y el sector manufacturero tienen un gran peso en la economía. El crecimiento en estos países se apoya en el consumo interno, por lo que necesitan desarrollar el sector de los servicios y mejorar su sistema educativo para dinamizar la economía.

En segundo lugar están los países exportadores de gas y de petróleo. Son economías que han experimentado recientemente un gran impulso a partir del alza de los precios. Los recursos obtenidos les están ayudando a reducir el déficit, a financiar inversiones y a generar reservas de divisas. En este sentido, su apuesta de futuro consistirá en utilizar estos recursos para financiar el crecimiento mediante la educación, la inversión en infraestructuras y la diversificación de la actividad económica.

El siguiente grupo son las economías de transición. Son países que dependen de la explotación de una única materia prima (cobre, aluminio…) o del sector agrícola. Estas economías están comenzando a diversificar sus sectores productivos creando industrias manufactureras que exportan a otros países africanos productos alimentarios, textiles, químicos, cosmética y petróleo refinado. Su futuro dependerá de la aceleración del crecimiento y de la capacidad de seguir diversificando y exportando.

En último lugar están las economías de pre-transición. Son economías muy pobres, sin recursos naturales y que han sido devastadas por las guerras sucedidas en las últimas décadas. Sus condiciones económicas y políticas son precarias pues no disponen de gobiernos ni instituciones estables y se apoyan en modelos de desarrollo agrícola poco sostenibles. Los principales desafíos a los que se enfrentan son el mantenimiento de la paz y la creación de un estado de derecho, la creación de un marco económico que garantice la estabilidad y la mejora en la gestión de los recursos naturales y agrícolas disponibles.

En los próximos años África seguirá creciendo a una velocidad mayor que otras regiones del planeta. Su potencial se encuentra en su gran bolsa de población activa joven, sus enormes extensiones de tierra cultivable y la excelente dotación de recursos naturales que dispone. Según las decisiones que tomemos ahora podremos crear una gran área de futuro y bienestar o continuar manteniendo una de las mayores bolsas de pobreza de nuestro planeta.

Notas

Un excelente informe sobre la situación actual del continente africano se puede encontrar en “What´s driving Africa´s growth”, publicada en inglés por McKinsey Quarterly.

Mc Kinsey ha publicado este mes una excelente colección de artículos sobre la situación económica actual en la zona.

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responses

  1. …y esta ahí, a 14 kilómetros…. más cerca geográficamente que…
    Como siempre aportando valor Jose Luís. Un placer y espero que todo vaya bien.

    • Hola Jesús
      Gracias por tu comentario
      Ya queda menos para el Monday, a ver si esta vez coincidimos
      Un abrazo desde Madrid
      José Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: