Posteado por: joseluisp | 6 octubre 2010

Anatomía del Cambio

Una cliente me confesaba recientemente su miedo al cambio, la inseguridad que le producía ver como se transforma su mundo y la necesidad que sentía de proteger el equilibrio y la seguridad que tanto le había costado lograr.

Sin embargo, una mirada a la naturaleza nos demuestra que todo se encuentra en una continua transformación. Tanto las cosas materiales, como los seres vivos, las sociedades o las organizaciones son sistemas que está continuamente atravesando procesos de cambio.

Cualquiera de estos sistemas está sometido a diferentes fuerzas. Unas de ellas los impulsan a cambiar, a transformarse en diferentes direcciones. Otras fuerzas los impulsan a volver a su equilibrio inicial, a detener o a limitar cualquier movimiento que le haga salir de este. La resultante de estas fuerzas determinará la velocidad y la dirección del cambio.

No intente aferrarse a la idea de preservar su mundo de las leyes del cambio. Toda la naturaleza funciona así y su mundo no es una excepción. Lo único que se mantiene inmutable es esta distinción de la impermanencia, del cambio continuo.

Tampoco malgaste su energía instalándose en la resignación o el resentimiento. Con ello pasará a contemplar la vida desde la posición de aquella víctima que se encuentra sometida a unas circunstancias desde las que es imposible ser feliz.

En vez de eso le propongo que acepte la idea del cambio, que aprenda a convivir con él, que reflexione sobre el proceso al objeto de comprenderlo. Le sugiero que juegue con la distinción del cambio, que busque en él aquellas oportunidades que le brinda para alcanzar sus objetivos. Tanto si está tomando decisiones en torno a su proyecto personal, a su vida familiar o a la organización en la que trabaja, encuentre aquellos procesos están impulsando el cambio de ese sistema y cuáles lo están inhibiendo. Observe en cuáles de ellos puede actuar para ralentizar, acelerar o modificar la dirección en que se mueven las cosas teniendo siempre presente sus objetivos.

Disfrute de la belleza del cambio, pues esta belleza ha fascinado a innumerables civilizaciones, corrientes filosóficas, religiones organizadas y formas de vida. Muchas personas han descubierto que la felicidad no se encuentra en preservar del cambio todas aquellas cosas que son importantes para nosotros. Es posible que la felicidad se encuentre en disfrutarlas en el momento correcto aceptando que son efímeras y buscando en el proceso nuevas oportunidades para ser feliz. ¿Verdad que es maravilloso?

Compartelo en Twitter

Anuncios

Responses

  1. Aprendamos a convivir con el cambio, me gusta. Gracias José Luis

    “En un mundo superior puede ser de otra manera;
    pero aquí abajo,
    vivir es cambiar,
    y ser perfecto equivale a haber cambiado muchas veces.”
    John H Newman

    UN FUERTE ABRAZO

    • Buenos días, Javier
      Gracias por participar
      Nos guste o no, el cambio está ahí
      Si no lo aceptas ¿qué alternativas nos quedan?
      Un abrazo
      José Luis

  2. El otro día escuché a Santiago Alvarez de Mon decir la siguiente frase: “..el que quiera certezas, que se muera”. Duro pero cierto. Estoy pensando en escribir acerca también de ésto que muy bien reflejas aquí. Enhorabuena por el post! Un fuerte abrazo.

    Fernando

    • Buenas tardes Fernando
      Gracias por participar
      Muy buena la frase de Álavrez de Mon: es la única certidumbre que tenemos
      Un fuerte abrazo desde Sevilla
      José Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: