Posteado por: joseluisp | 26 enero 2011

Espacio interior

¿Está interesado en mejorar sus competencias como líder? En ese caso encontrará muy interesantes las ideas de Otto Scharmer.

Scharmer considera que todos los trabajos sobre liderazgo sólo hacen énfasis en los resultados que consigue el líder y en el proceso que le permite alcanzar esos resultados. Sin embargo pocos prestan atención al espacio interior desde el cual opera el líder.

Su liderazgo depende de la atención y la intención que usted dedica a cada situación. Esta dimensión interior, que ya vimos que influye sobre el resultado que obtienen los deportistas en su desempeño, explica también la capacidad de las personas a la hora de influir sobre los sistemas que lideran y de conseguir las metas que se establecen.

La forma en que usted presta atención a las situaciones a las que se enfrenta es fundamental a la hora de determinar su respuesta. Si usted quiere mejorarla, es interesante que reflexione sobre sus hábitos de atención y escucha.

Un primer nivel de escucha es la descarga. Cuando prestamos atención a la realidad desde la descarga simplemente confirmamos que la realidad se corresponde o no con lo que ya sabemos.

El segundo nivel, algo más avanzado, se corresponde a la escucha de los hechos. En este nivel usted se limita a enfocarse hacia lo que es novedoso o hacia lo que contradice lo que ya sabía. La escucha de la información que es nueva es la base del aprendizaje y de la ciencia pues nos ayuda a completar y a revisar lo que ya sabemos.

Como verá, estos niveles de escucha sólo facilitan el desarrollo de respuestas y soluciones rápidas a los problemas que se pueda encontrar. Sin embargo, las situaciones complejas demandan soluciones complejas, por lo que requieren un nivel de atención mucho más complejo por parte de las personas que las gestionan.

Así, la escucha empática es un nivel de atención superior a los anteriores. Nos permite conectar con las personas con las que nos relacionamos. Desde la empatía exploramos su espacio interior y sus emociones. Cuando escuchamos a las personas desde la empatía abandonamos nuestras agendas personales y comenzamos a percibir el mundo desde la forma en que lo perciben los demás.

Un nivel aún superior es la escucha generativa, consiste en conectar con las personas para explorar escenarios posibles en busca de soluciones y posibilidades que todos desconocían antes de comenzar la conversación. Los dos últimos niveles de atención facilitan el liderazgo de situaciones complejas, en la medida que ayudan a la generación conjunta de soluciones.

Nuestro mundo presenta desafíos cada vez más complejos. La labor de gestionarlo es más propia de una inteligencia colectiva que de una inteligencia individual. Su liderazgo dependerá de la capacidad que tenga usted de gestionar esa inteligencia colectiva, de hacerla trabajar para construir escenarios de futuro.

Notas

A partir de esta idea del liderazgo basada en la capacidad de atención y escucha del líder (su espacio interior), Otto Scharmer propone el proceso U. Es una herramienta para el desarrollo conjunto de soluciones muy útil para la innovación, la creatividad y la construcción de escenarios futuros. Puede consultarlo en el siguiente enlace

Compártelo en Twitter

Anuncios

Responses

  1. […] al liderazgo participativo, como se refleja en el desarrollo de herramientas como el World Cafe, la Teoría U, el Círculo, el Open Space o la Indagación Aprecitaiva. Todos ellos se pueden aplicar a procesos […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: