Posteado por: joseluisp | 18 enero 2012

Seguridad

Todas las personas necesitamos cierto nivel de seguridad y estabilidad, sobre todo en algunas etapas de nuestra vida. Sin embargo para algunas la seguridad es el componente fundamental, aquél que condiciona todas sus decisiones personales y profesionales. Por ello dirigen su carrera profesional en la dirección que les permita alcanzar ese ideal de seguridad. Su mayor anhelo es lograr la sensación de haber conseguido un espacio de confort donde los acontecimientos futuros sean lo suficientemente predecibles como para sentirse seguros y protegidos.

Las personas que anclan su carrera profesional en torno a la seguridad priorizan la búsqueda de empleo en aquellas organizaciones que les inspiran confianza y fortaleza. Acuden a aquellas que no arrastran un historial de conflictos y despidos y que son conocidas por ofrecer posiciones estables, prestaciones generosas y programas de jubilación atractivos. Su compromiso con estas organizaciones es tal que a veces compran la seguridad que les ofrecen delegando en ellas (o renunciando a) el desarrollo de sus intereses profesionales.

Otras personas asocian la seguridad no a una organización determinada sino a un determinada localización geográfica en que quieren mantenerse y arraigarse. En ese sentido el territorio o el modo de vida se convierten en valores irrenunciables sobre lo que supeditar todas las decisiones personales y profesionales.

Sea cual sea nuestra forma de entender la seguridad o la estabilidad el resultado siempre es el mismo: cuando la priorizamos reducimos voluntariamente nuestro el espectro de posibilidades a nivel personal y profesional. Esto lleva a muchas personas a aceptar posiciones estables y predecibles para las que se encuentran sobrecualificadas, o a iniciar actividades empresariales que les permitan prosperar sin salir del territorio en el que se quieren arraigar.

Sin embargo, estas personas no siempre encuentran en la seguridad el paraiso que en su día anhelaban. Algunas tienen la sensación de sentirse estancadas y de haber agotado todo su recorrido, otras perciben que no estan aprovechando su potencial al máximo. Incluso algunas llegan a sentirnse culpable por no tener aquella ambición que promueven algunos modelos de éxito.

Priorizar la seguridad en nuestra vida no es ni bueno ni malo. Es un planteamiento tan válido como cualquier otro. Vivimos en la diversidad y cada uno de nosotros deseamos cosas diferentes para nuestras vidas y para nuestras carreras. Y nuestra libertad se encuentra en nuestra capacidad para decidir, y para priorizar.

NOTAS

La seguridad es una de las ocho anclas que Edgar Schein identifica a la hora de tomar decisiones de carrera. Puede conseguir más información en Career Anchors: Self Assessment, está publicado por Pfeiffer.

También puede conseguir más información sobre las anclas de carrera en este enlace. Corresponde a uno de los módulos de mi taller sobre Gestión de la Carrera Profesional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: