Posteado por: joseluisp | 15 febrero 2012

Valores y principios

Todo nuestro actuar como personas y como profesionales está definido por nuestros principios.

La base de nuestros principios reside en nuestras creencias. Y el conjunto que forman nuestros principios establece las reglas y prohibiciones en torno a lo que debemos y a lo que no debemos hacer. Por ello, nuestros principios y valores constituyen el sistema operativo que guía nuestra vida cotidiana.

Nuestros principios determinan nuestras actitudes, afectan a las elecciones que hacemos en la vida y explican nuestra manera de actuar. Son nuestro marco de referencia cuando interpretamos y percibimos a las personas que nos rodean y a los acontecimientos a los que nos afrentamos. También son el componente que explica la carga emocional que producen en nosotros las cosas que vemos y experimentamos.

Además, nuestros principios no son algo inamovible: pueden ser revisados y este ejercicio de revisión puede ser muy aconsejable. Nuestras experiencias vitales, nuestras relaciones y nuestro contexto social nos ayudan a aprender y a tomar decisiones mejores y más conscientes, por ello no siempre es una buena idea la de aferrarse a los principios de una manera ciega e inflexible.

Pero ¿Cómo actuamos según nuestros principios? Richard Boyatzis sostiene que no todas las personas actuamos de la misma manera, pues nuestro comportamiento depende de nuestra orientación filosófica. Y en este sentido Boyatzis detecta tres orientaciones filosóficas diferentes.

En primer lugar, algunas personas actúan desde una filosofía pragmática, esto es, basan sus decisiones en base al utilitarismo, la lógica y el pragmatismo. Esto les lleva a definir y a priorizar el valor de sus decisiones y sus acciones en base a cómo éstas contribuyen a alcanzar los objetivos y las metas que se han establecido.

Otras personas actúan en base a una orientación filosófica intelectual. Toman decisiones desde el racionalismo, utilizando modelos que les ayuden a describir y explorar la vida, las relaciones y las actividades a las que se enfrentan. Estas personas valoran las posibilidades en función de la capacidad que éstas tienen para la comprensión de algo.

Finalmente hay personas que su actuar opera desde una orientación humanista. Son personas que priorizan y valoran sus decisiones en términos de amistad e intimidad. Su conducta estará fuertemente influida tanto el afecto y por la calidad de su relación con las personas con las que opera.

Lo interesante del modelo es que nos hace ver que, aunque nos rodeemos de personas que comparten nuestros mismos valores y principios, es posible que cada uno de nosotros opere de una forma diferente. El motivo es que cada uno de nosotros partimos diferentes posiciones orientaciones filosóficas, y éstas determinarán la relación que tenemos con nuestros valores.

Interesante ¿verdad?

NOTAS

Puede encontrar más información sobre estas tres orientaciones filosóficas fundamentales en la obra de Boyatzis  Líder Emocional. Está publicada en castellano por Deusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: