Posteado por: joseluisp | 4 abril 2012

Autocrítica

Un cliente del mundo de la política se lamentaba de la falta de autocrítica existente tanto entre los miembros de su partido como entre los miembros de las formaciones con las que rivaliza. Máxime cuando, tras una campaña electoral intensa y reñida, cada una de las tres formaciones políticas que se presentaron manifestaban sus excelentes resultados y temían que se pactaran alianzas entre las dos restantes.

La falta de autocrítica no es exclusiva del mundo de la política. Puede encontrarla en cualquier organización pública o privada. También la podemos encontrar en el terreno personal, en aquellos momentos en que intentamos construir pautas que expliquen todo lo que sucede. Como estrategia, es tan sólo una manera de negar nuestros propios errores, de no reconocer cómo hemos contribuido personalmente a un resultado que nos es desfavorable y que nos aleja de nuestros intereses. Una falta de humildad que suele venir acompañada de un derroche de energía: el que necesitamos para encontrar explicaciones coherentes que justifiquen nuestro fracaso y que nos muestren como inocentes, como personas que fueron víctimas de circunstancias ajenas a su proceder.

Evitar la autocrítica nos impide identificar nuestros puntos ciegos, nos aleja de aquella parte de nosotros que necesitamos mejorar pero que preferimos negar, pues con ello evitamos el mal trago de enfrentarnos a que somos vulnerables y que no somos perfectos.

La alternativa a toda esta negación pasa por hacer un ejercicio de humildad. Un ejercicio que consiste en admitir nuestra cuota de responsabilidad ante un resultado al que hemos contribuido directa o indirectamente. Y este ejercicio lleva consigo un tesoro: el reconocer que aún tenemos muchas cosas que aprender y que merece la pena iniciar un proceso de cambio que nos convierta en mejores personas.

Si me dieran a elegir preferiría vivir en un mundo donde nuestros líderes tengan la humildad de reconocer los errores que han cometido, y que aprovecharan este conocimiento para ser mejores en el futuro. Resulta bastante inquietante verles como interpretan la voz de los ciudadanos negando los mensajes que les envían en torno a la alternancia y a la continuidad, o declarándose víctimas de maquinaciones inexistentes. Muy inquietante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: