Posteado por: joseluisp | 31 octubre 2012

Supervivientes

Cuando os marchasteis las cosas empezaron a mejorar. Los que nos quedamos sentimos mucha tristeza por las personas de las que tuvimos que prescindir, pero pronto volvimos al optimismo. Nuestro plan de viabilidad comenzó a dar señales de recuperación y los indicadores de negocio evolucionaron tan favorablemente como inicialmente se había previsto.

Sin embargo no tardamos en descubrir todo lo que se había destruido: los clientes comenzaron a echar en falta a aquéllas personas que las habían fidelizado mediante relaciones duraderas. Perdimos todo el valor que residía en vuestra experiencia y en vuestra memoria y nos quedamos sin pasado.

Nos convertimos en una organización mutilada. Aparecían por doquier tareas abandonadas y proyectos sin cubrir. Heredamos una carga de trabajo superior a la que podíamos absorber los que nos quedamos. Pronto nuestra motivación empezó a deteriorarse y la calidad de nuestro trabajo empezó a declinar.

Nos convertimos en una organización en la que los supervivientes se dedican a cubrir huecos, a tapar agujeros mientras se resiste la tempestad. Y nos instalamos en el miedo. Miedo a tener que hacer nuevos ajustes y miedo a perder nuestros empleos. Nuestros miedos nos bloquearon y perdimos todo interés por encontrar nuevas oportunidades para crecer y para innovar. Abandonamos toda nuestra creatividad y renunciamos a nuestra ambición de generar nuevos proyectos.

Es posible que el próximo paso consista en un nuevo plan de ajuste, en otra reducción. Es posible que los próximos en marcharnos seamos nosotros. Quizás hayamos dedicado demasiada energía a sobrevivir y nos hayamos olvidado de soñar y de crear un futuro diferente. Necesitamos tener la esperanza de que aún no hemos llegado a ese punto.

Anuncios

Responses

  1. Desgraciadamente esto ocurre más a menudo de lo que quisieramos… Demasiado a menudo…

    Un saludo y muy bueno el artículo !

    • Buenas noches, Javier
      Gracias por participar
      Efectivamente hay una epidemia en muchas organizaciones
      Están llenas de sobrevivientes, de fantasmas, de desaparecidos…
      Y eso afecta al comportamiento de las personas
      Seguimos en contacto
      Un abrazo
      José Luis

  2. Me parece un texto genial porque es una situación tan cercanaaa… y la has clavado!. Un abrazo José Luis

    • Buenas noches, Álex
      Gracias por participar, hacía mucho que no sabía de tí
      Espero que las cosas vayan bien, aunque el relato te resulte cercano
      Tú sabes que tienes talento y no tienes nada que temer
      Un fuerte abrazo
      José Luis

  3. Muy lúcido y profundo tu artículo José Luis. ¿El superviviente es el que mejor se adapta a los cambios y los supera? Ese es mi camino. Aunque es verdad que la energía se consume, siempre aparecen nuevas motivaciones para que resurja la esperanza.
    Un fuerte abrazo!!!

    • Buenas noches, Sebas
      Gracias por participar
      Sin esa motivación no podemos sobrevivir, nos convertimos en muertos vivientes
      Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: