Posteado por: joseluisp | 21 noviembre 2012

Estrategas

De poco nos sirve el pensamiento y el análisis si estos no se traducen en acción y resultados, pues el liderazgo no solo implica reflexión, sino también estrategia. Y la estrategia es el conjunto de acciones que planificamos sistemáticamente en el tiempo cuando queremos lograr un determinado fin o misión.

El valor que aporta un líder a una organización no sólo reside en su rol de analista. También se encuentra en su rol de estratega, aquél que libera su capacidad para transformar las ideas en acciones dirigidas a convertirlas en realidad. Este rol de estratega se refleja, según Cynthia Montgomery, en tres comportamientos: el de crear significado dentro de las organizaciones, en el de actuar como la voz de la razón y en el de implantar acciones y decisiones.

Un estratega crea significado dentro de la organización cuando define su propósito. Para ello debe dar las respuestas precisas a las preguntas en torno a por qué sus clientes preferirán que la organización forma parte de su mundo, y por qué estarán dispuestos a pagar por los productos y los servicios que esta ofrece.

Un estratega necesita tener confianza en sí mismo. A partir de esa confianza puede construir una visión sobre los nuevos horizontes hacia los que se dirige su organización. En unas ocasiones presentará ideas conservadoras y continuistas. En otras mostrará ideas más atrevidas e incluso disruptivas. En todas las ocasiones necesitará presentarlas desde la razón haciendo un ejercicio coherente de planificación.

Finalmente, un líder es un ejecutor, una persona que implanta decisiones. Después de todo la estrategia no es una idea ni un sueño: es un plan de acciones definido con precisión para conectar las ideas con los resultados. Un trabajo que comienza con una declaración de objetivos y se completa con un programa de acciones para lograrlos. Cada una de ellas está conectada con el resto en una secuencia dirigida a alcanzar la meta, y está definida con sus correspondientes presupuestos, responsables e indicadores de resultado en un ejercicio de coherencia y precisión.

Desconfíe de aquellos líderes que emiten declaraciones de intenciones sin precisar qué harán para convertirlas en realidad. Haga lo mismo con quienes, sin un ejercicio previo de reflexión, ponen en marcha acciones una detrás de otra. El liderazgo tiene una parte de reflexión y otra de acción. Ambas no se entiendan por separado. Pensador y estratega son dos dos caras de la misma moneda. Dos roles que están detrás de nuestra capacidad de liderar.

Notas

He tomado estas ideas en torno al rol de estratega del artículo que Cynthia A. Montgomery publicó el pasado mes de Julio en McKinsey Quarterly. Puede consultarlo en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: