Posteado por: joseluisp | 13 marzo 2013

Iniciadores y Opositores

Benton Murdoch Spruance - Touchdown Play

El patrón suele repetirse en diferentes equipos y organizaciones. Por una parte se encuentran los iniciadores. Son personas creativas e innovadoras. Siempre tienen ideas y proyectos nuevos e impulsan acciones novedosas para que el equipo avance. Por la otra parte están los opositores. Son aquellos que discrepan de las nuevas ideas, pues ponen sobre la mesa sus fallos y sus puntos débiles.

El baile comienza cuando los iniciadores plantean sus ideas y proyectos. Son innovadoras, atrevidas e incluso disruptivas. Tanto que se tendrán que enfrentar a las voces discrepantes de los opositores y se generará una tensión entre ambos. A partir de ahí el patrón deriva hacia dos escenarios posibles: el conflicto o la magia.

Cualquier observador externo tiende a sentir atracción por los iniciadores. Pues ellos ellos no conciben límites. Ponen toda su energía para impulsar cosas nuevas y actúan desde el optimismo. Sin embargo también es cierto que este optimismo puede alejarles de la realidad y hacer que se precipiten.

De la misma manera, los opositores no suelen despertar muchas simpatías. Después de todo, no es agradable escuchar voces discordantes que enfrían toda la creatividad y el entusiasmo de los iniciadores. Sin embargo, detrás de esas voces se encuentran personas que no se han dejado arrastrar por la corriente de optimismo y que ponen sobre la mesa las consecuencias perjudiciales de cada innovación. La discrepancia eficaz introduce nuevas perspectivas al debate que ayuda a los iniciadores a mantenerse conectados con la realidad, a revisar sus ideas y a no adentrase en un camino peligroso.

La tensión entre iniciadores y opositores puede derivar en conflicto, en una lucha entre bandos que se aferran a sus posiciones hasta llegar a un resultado de bloqueo o de victoria/derrota. Pero también puede derivar en magia. El debate entre ambas posiciones puede mejorar el proyecto inicial, reforzarlo para cubrir sus puntos débiles, y continuar el proceso creativo que iniciaron en su momento los innovadores.

¿Qué es lo que hace que la creatividad termine en conflicto o en magia? En algunos casos puede depender del liderazgo. En otros, de la cohesión del equipo. También son importantes la cultura de la organización o el perfil de sus miembros (actitud, escucha, tolerancia, respeto…). Merece la pena trabajar en todas estas direcciones pues toda la creatividad de su organización puede dar lugar a una batalla campal o a un baile, un proceso natural por el que todas las personas contribuyen a crear un resultado excelente e innovador. ¿Bailamos?

NOTAS

Puede obtener más información sobre la tensión entre iniciadores y opositores en El Impulso Irracional. Esta obra de Ori Brafman y Rom Brafman está publicada por Espasa.

Anuncios

Responses

  1. Inteligente reflexión José Luis.

    Es bonito que los “patrones”, y no me refiero al patrón de estas dos corrientes, sepan generar este tipo de bailes que den como resultado ideas, valores y acciones que impulsen las organizaciones hacia adelante.

    Confío, creo y espero que los que tienen como misión controlar estas corrientes sepan dirimir con sapiencia. Muchas estructuras siguen estancadas por no tener un timón de gestión independiente y objetivo.

    Enhorabuena por tu post.

    Recibe un cordial saludo.

    Antonio Gómez Cava
    antoniogomezcava.wordpress.com

    • Gracias Antonio
      Efectivamente, los dos patrones tienen un potencial creativo espectacular si son bien gestionados, de lo contrario se convierten en un arma de destrucción.
      Un saludo
      José Luis

  2. Muy Interesante, Jose Luis. Conecta con un concepto que leí hace poco en el último libro de Goleman. Contaba el caso de un laboratorio de investigación donde trabajan varios miles de científicos e ingenieros.

    La norma interna es que, cuando en una reunión alguien presenta una idea innovadora, la persona que intervenga a continuación, en lugar de echar la idea por tierra (como suele suceder), debe actuar como “abogado del ángel” y encontrar argumentos que justifiquen el porqué es una buena idea.

    Concluye diciendo “las ideas creativas son como un capullo delicado: hay que mimarlas para que florezcan.”

    Enhorabuena por tu blog.

    Carmen Ojeda

    • Gracias por participar
      Un saludo
      José Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: