Posteado por: joseluisp | 17 julio 2013

Contactos

Megan Rye - Together

Los contactos y la gestión de contactos es un tema recurrente en la sesiones de coaching. Es frecuente que en cualquier objetivo asociado a la gestión de la carrera profesional, la búsqueda de empleo, o la puesta en marcha de proyectos comerciales o de emprendimiento se ponga sobre la mesa la necesidad de crear una red de contactos y gestionarla de manera eficaz.

Reid Hoffman y Ben Casnocha identifican dos perfiles según el modus operandi a la hora de crear y gestionar la red personal de contactos: los relacionistas clásicos y los constructores de relaciones.

Los relacionistas clásicos están excesivamente orientados a la transacción. Establecen sus relaciones pensando sólo en lo que los demás pueden hacer por ellos y establecen relación con las personas, ya sean compañeros de trabajo o posibles clientes, sólo cuando los necesitan. Su reto es conseguir una agenda de contactos lo más grande posible, y para conseguir este objetivo desarrollarán estrategias orientadas a destacar para obtener, como resultado, un conjunto mayor o menor de relaciones débiles.

Por su parte, los constructores de relaciones prefieren establecer relaciones dirigidas a construir sinergias y a ayudar a los demás. No llevan la cuenta de sus favores ni de sus transacciones pues saben que sus buenas acciones serán correspondidas con el tiempo. Consideran que lo importante no es la cantidad de relaciones sino su calidad, pues las cultivan aunque no necesiten nada de los demás. Detrás de su capital relacional existe un esfuerzo, el de comprender cómo sus relaciones conforman una red social y el de contactar con personas nuevas a partir de aquellas que ya conocen.

Cuando construimos nuestra red de contactos lo importante no es la cantidad. Lo fundamental es la calidad de esos contactos y la gestión que hacemos de ellos. Para ello tendrá usted que poner en marcha sus habilidades interpersonales, su empatía, su capacidad de entrega y, por qué no, muchas ganas de divertirse y de disfrutar de la compañía y la conversación de las personas de su red. Toda una aventura.

Notas

La distinción entre relacionistas clásicos y constructores de relaciones aparece en la obra de Reid Hoffman y Ben Casnocha El mejor negocio eres tú. Está publicada por Editorial Conecta.

He de agradecer a Roberto González Fontenla por aconsejarme su lectura. Roberto es un genio del mundo 2.0 y tengo la enorme suerte de tenerlo en mi red de contactos.

Anuncios

Responses

  1. Muchas gracias por la mención! Un saludo 2.0

  2. Hola José Luis!

    Muy bueno el post!!…por cierto haré dentro de poco un curso introductorio al coaching…ya luego te pediré referencias de escuelas para hacer algo más completo, pues me gusta mucho esto…por cierto estoy de nuevo en Madrid…espero verte algún día..Un abrazo!

    Eg.

  3. Como siempre muy interesante José Luis. Deduzco que la ampliación de la red de los “constructores” se basa en la confianza, puesto que son tus propios contactos los que te recomiendan. Un abrazo!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: