Posteado por: joseluisp | 19 febrero 2014

Definir Objetivos

Clinton Nain - Imperial Target

De la misma forma que nos cuesta definir qué es lo que queremos, en las sesiones de coaching a veces es difícil establecer qué objetivo desea alcanzar el cliente. Cuando sucede esto nuestro proceso se bloquea, pues no puede existir coaching hasta que el cliente no defina cuál es el resultado que quiere conseguir con el proceso.

Robert Dilts sugiere seis formas que pueden ayudar al coachee a definir su objetivo. La primera, la más sencilla, es la negación del estado problemático. Así si nuestro cliente tiene miedo de hablar en público, podría definir su objetivo como no tener miedo a hacerlo.

Una forma diferente de definirlo consiste en jugar con la polaridad del estado problemático lo que, partiendo del ejemplo anterior, podríamos enunciarlo en términos de atreverse a hablar en público. Esto supone una mejora respecto al ejercicio anterior, pues aquél está construido sobre el no hacer mientras que este se orienta a la acción.

En tercer lugar se puede construir el objetivo recurriendo a un modelo de excelencia. Esto nos permitiría acompañar a nuestro cliente a identificar qué hace que ese modelo sea excelente y convertir estas diferencias en lecciones de aprendizaje. La definición de modelos supera a las anteriores porque no recurren a lo que queremos hacer o evitar sino que se centran en modelar una forma de actuar.

La cuarta alternativa consiste en definir qué características tiene el estado deseado para, una vez definidas, trabajar con la actitud, la corporalidad y la emocionalidad que están asociadas a ese estado. Es un trabajo interesante en la medida que se centra en el futuro sin recurrir a las malas experiencias del pasado. Lo mismo sucede con la definición de un resultado generativo, un proceso que parte de las cualidades que ya posee el coachee para, a partir de ellas, completar y mejorar sus capacidades.

Finalmente, la sexta vía definir objetivos consiste en actuar como si ya se hubiese alcanzado el estado deseado. Es una herramienta que recurre a la visualización, a la creación de puentes hacia el futuro, y al análisis de lo que nos permite acercarnos a él.

Sea cual sea la herramienta que utilice no podrá avanzar en el proceso sin una meta que lograr. De no existir no puede haber coaching, pues la consecución de objetivos es la clave sobre la que gira nuestro trabajo. A por ellos.

NOTAS

Si está interesado en las diferentes herramientas para definir objetivos, puede consultar la obra de Robert Dilts Coaching – Herramientas para el Cambio. Está publicada por Urano.

Anuncios

Responses

  1. Y cuál modelo sueles aplicar tu en tus sesiones??? Mi coach suele aplicarme los dos últimos, sobre todo el cuarto… pero no termino de entender el tercero la verdad…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: