Posteado por: joseluisp | 1 junio 2011

Tres principios organizacionales

El primer principio de toda organización es el derecho a la pertenencia. Una organización está formada por personas que son reconocidas como sus miembros y que ocupan un puesto dentro de ella. Todas estas personas deben ser tenidas en cuenta y ser reconocidas por lo que son. Esto incluye a aquellos que en un tiempo formaron parte del sistema y que ya forman parte del pasado. También hay un lugar para los valores y para los propósitos principales sobre los que se construyó la organización. Aunque la organización mire hacia el futuro, no puede desprenderse del peso de las dinámicas de su pasado. Romper con el respeto o el reconocimiento a los miembros del sistema pondrá en marcha situaciones que alejan a la organización de su equilibrio.

El segundo principio corresponde a la existencia de un orden que debe ser respetado. Todo equipo humano se estructura mediante un sistema de jerarquías en función de los objetivos de la organización. El sistema se encontrará en equilibrio cuando las responsabilidades y las posiciones son conocidas y están ajustadas. Si se producen desajustes aparecerán dinámicas negativas como resultado del hecho de que hay personas atendiendo responsabilidades ajenas a su posición o desatendiendo las propias.

El tercer principio que una organización debe cumplir es el equilibrio entre dar y recibir: todas las personas contribuyen al sistema con su trabajo y reciben de la organización un salario, un reconocimiento y unas oportunidades de desarrollo personal. Cuando este intercambio se deteriora se producen situaciones injustas en las que unas personas dan más de lo que reciben o reciben más de lo que dan. La existencia de estas situaciones distorsionarán gravemente el sistema.

El equilibrio del sistema se manifiesta en la conciencia personal de los miembros de la organización. Las personas que respeten los tres principios se sentirán libres e inocentes. Aquellas que actúen en contra de los principios de pertenencia, orden e intercambio experimentarán sentimientos de culpa.

También existe una conciencia colectiva en la organización, una conciencia que vela para que el sistema siga hacia adelante. Cuando en el sistema se respetan los tres principios existe un equilibrio. Cuando no se respetan la conciencia colectiva utilizará a los miembros del sistema para reparar cualquier desajuste que se haya producido.

NOTA

Los tres principios sistémicos de una organización se corresponden con los tres principios que Bert Hellinger define para los sistemas familiares.

Su aplicación al mundo organizacional se puede consultar en Las Constelaciones Organizacionales. Está publicado por Guillermo Echegaray en la Editorial Verbo Divino.

Anuncios

Responses

  1. José Luis, enhorabuena por tus reflexiones que tanta claridad me aportan.
    Un abrazo

    • Gracias a tí por seguirme.
      Como ves, los principios sistémicos que se aplican en terapia familiar también son aplicables al mundo de las organizaciones.
      Y tu de sistemas familiares sí que sabes un rato.
      Un beso. Nos vemos pronto.
      José Luis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: